Palma de Mallorca
 

Index
 
 
 
 
 
Correo
 

PEDRO CALDERON DE LA BARCA
(1600-1681)


Nació en Madrid, estudió en las universidades de
Alcalá y Salamanca y se dio a conocer, como poeta, en la
Corte desde 1622. Se supone que fue soldado en Flandes y
luchó con valor en Cataluña y Fuenterrabía. En 1636 se le
concedió el hábito de Santiago, y en 1651 se ordenó
sacerdote. Debió su fama primera a sus «Autos sacramenta-
les», escritos por especial encargo de la Corte cuando se
levantó la prohibición que sobre ellos pesaba. Desde 1663
ostentó el cargo -puramente honorífico- de capellán de
honor de Su Majestad; muchos de sus dramas y comedias se
compusieron para ser representados en palacio. Sin embar-
go, el teatro de Calderón no ha perdido, en su mayor parte,
su vigencia ante los públicos del mundo, y muchas de sus
obras -bastará señalar La vida es Sueño y El alcalde de
Zalamea- no han dejado nunca de figurar en el repertorio
escénico de los teatros españoles. Con Calderón nos halla-
mos ya en pleno período barroco. Esta próximo a cerrarse el
ciclo brillante del Siglo de Oro.


CANTARCILLO

Ruiseñor que volando vas,
cantando finezas, cantando favores,
¡oh cuánta pena y envidia me das!
Pero no, que si hoy cantas amores,
tú tendrás celos y tú llorarás.
¡Qué alegre y desvanecido
cantas, dulce ruiseñor,
las venturas de tu amor
olvidado de tu olvido!
En ti de ti entretenido
al ver cuán ufano estás,
¡oh cuánta pena me das
publicando tus favores!
Pero no, que si hoy cantas amores,
tú tendrás celos y tú llorarás.

Pep Cardona. Diciembre 1996. Palma de Mallorca.