Palma de Mallorca
 

Index
 
 
 
 
 
Correo
 
6. ESTROFAS (II)

1. Estrofas de seis versos.

    CON RIMA CONSONANTE.
         Sextina o sexta rima: Seis endecasilabos que riman a gusto del poeta,
         aunque siguiendo generalmente este esquema: ABABCC.

         Y rendido de pena y moribundo,                    A
         y aun pensando encontrarla todavía,               B
         corrí fogoso en el inmenso mundo,                 A
         cual halcón que los aires desafía,                B
         sin que una buena estrella me guiara              C
         al camino que anduvo la que arrama.               C


         Modernamente ha cambiado la combinación de la rima y ha variado
         también el número de sílabas de los versos. He aquí una sextina con
         dodecasílabos divididos en hemistiquios (rima: AABCCB).

         Rey de los hidalgos, señor de los tristes,        A
         que de fuerza alientas y de ensueños vistes,      A
         coronado de áureo yelmo de ilusión;               B
         que nadie ha podido vencer todavía,               C
         por la adarga al brazo, toda fantasía,            C 
         y la lanza en ristre, toda corazón                B

         Estrofa manriqueña. - La copla de pie quebrado se llama también
         estrofa manriqueña porque en ella escribió Jorge Manrique sus
         célebres Coplas. Como se verá, tienen un pie quebrado de cuatro
         sílabas después de cada dos octosílabos.

         Esquema: 8a-8b-4c-8a-8b-4c.

         Ved de cuán poco valor                            a
         son las cosas tras que andamos                    b
         y corremos;                                       c
         que en este mundo traidor                         a
         aun primero que muramos                           b
         las perdemos                                      c

2. Estrofas de ocho versos.

    CON RIMA CONSONANTE

         Octava real: ABABABCC (endecasílabos).
         Estrofa típicamente renacentista, se caracteriza por su solemne
         pompa y se utiliza en la poesla épica culta. Esta combinación
         es una de las más rotundas y sonoras de nuestra métrica.

         Los soberbios alcázares alzados                   A
         en los latinos montes hasta el cielo,             B
         anfiteatros y arcos levantados                    A
         de poderosa mano y noble celo,                    B
         por tierra desparcidos y asolados                 A
         son polvo ya que cubre el yermo suelo,            B
         de su grandeza apenas la memoria                  C
         vive y el nombre de pasada gloria.                C

         Octava italiana: ABACDEEC (endecasílabos). Los versos cuarto y
         octavo tienen rima aguda.

         Sus cadenas la patria arrastrando                 A
         y su manto con sangre teñido,                     B
         tardamente y con hondo gemido                     B
         va a la tumba del fuerte varón.                   C
         Y el ajado laurel de su frente                    D
         al sepucro circunda llorosla,                     E
         mientras ruge en la fúnebre losa                  E
         aherrojado a sus pies, el león.                   C


         Octavilla: Tiene el mismo esquema de la octava italiana, en arte
         menor.

         La luna en el mar riela,                          a
         en la lona gime el viento                         b
         y alza en blando movimiento                       b
         olas de plata y azul;                             c
         y ve el capitán pirata,                           d
         cantando alegre en la popa,                       e
         Asia a un lado, al otro Europa,                   e
         y allá a su frente Stambul.                       e

         Copla de arte mayor: ABBAACCA (versos dodecasílabos en su mayoría,
         de ritmo dactílico, y con dos hemistiquios). Pertenece a la
         versificación acentual. En esta estrofa escriben los poetas
         cultos del siglo XV.

         Y rasga con uñas crueles su cara,                 A
         hiere sus pechos con mesura poca,                 B
         besando a su hijo la su fría boca,                B
         maldice las manos de quien lo matara,             A
         maldice la guerra do se comenzara,                A
         busca con ira crueles querellas,                  C
         niega a sí misma reparo de aquéllas,              C
         y tal como muerta viviendo se para.               A

         Décima o Espinela. Consta de diez versos octosílabos, con rima
         consonante, según el siguiente esquema: abbaaccddc.

         ”Qué carga tan insufrible                         a
         es el ambiente vital,                             b
         para el mezquino mortal                           b
         que nace en signo terrible!                       a
         ”qué eternidad tan horrible                       a
         la breve vida! ”Ese mundo,                        c
         qué calabozo profundo                             e
         para el hombre desdichado,                        d
         a quien mira el cielo airado                      d
         con su ceño furibundo!                            e



  

Pep Cardona. Noviembre 1996. Palma de Mallorca.