Palma de Mallorca
 

Index
 
 
 
 
 
Correo
 
Apéndice

    Estrofas con estribillo. Pertenecen a la poesía popular. EL ESTRIBILLO
estaba constituido por uno o más versos que se repetían después de
cada estrofa y que probablemente la gente cantaba a coro. El estribillo
encerraba la idea principal de la poesía y su repetición contribuía a crear
un clima poético en el ánimo de los oyentes. Citaremos tan sólo tres clases
de composición en las que el estribillo intervenía como elemento
capital: el zéjel, el villancico y la letrilla.

    El zéjel, inventado por un musulmán español, y cultivado luego por
poetas arábígo-andaluces, castellanos y europeos, consistía, en su forma
más típica, en un estribillo de dos versos, al que seguían otros tres
monorrimos (mudanza) y un cuarto verso (vuelta) que rimaba con el
estribillo, anunciando su repetición aa (estribillo) -bbb (mudanza) a
(vuelta). O sea, aa-bbba, aa-ccca, aa-ddda, etc.

         Lindos ojos habéis, señora,
         de los que se usaban agora. (Estribillo de dos versos)
         Vos tenéis los ojos bellos,
         y tenéis lindos cabellos
         que matáis con solo vellos (Mudanza de tres versos monorrimos)
         a quien de vos se enamora. (Vuelta)
         Lindos ojos habéis, señora,
         de los que usaban agora. (Repetición del estribillo)

    El villancico era semejante al zéjel, pero en su forma más habitual
ofrecía, respecto de éste, las siguientes diferencias: el estribillo solía
tener tres o cuatro versos (el zéjel sólo dos); la mudanza se hallaba
constituida por una redondilla (en el zéjel eran tres versos monorrimos);
y entre la mudanza y la vuelta había versos de enlace (que no existían en
el zéjel). O sea: abb (estribillo), -cddc (mudanza), -cbb (enlace, vuelta
y segundo verso del estribillo).

        En los estados de amor
        nadie llega a ser perfeto
        sino el honesto y secreto. (Estribillo)

        Para llegar al suave
        gusto del amor, si se acierta,
        es el secreto la puerta,
        y la honestidad la llave; (Cuatro versos de mudanza)
        y esta esta entrada no la sabe (Verso de enlace)
        quien presume de discreto, (Vuelta)
        sino el honesto y secreto. (Segundo verso del estribillo)

    La letrilla tenía estructura parecida a la del villancico, del que se
diferenciaba por su tono satírico y por ofrecer un estribillo más breve:

        Andeme y caliente
        y riase la gente. (Estribillo)

        Traten otros del gobierno
        del mundo y sus monarquías,
        mientras gobiernan mis dias
        mantequillas y pan tierno, (Cuatro versos de mudanza)
        y las mañanas de invierno (Enlace)
        naranjada y aguardiente, (Vuelta)
        y riase la gente, (Estribillo)

Hay que advertir, no obstante, que tradicionalmente se ha dado el
nombre de letrilla a las composiciones caracterizadas por el empleo de
vuelta y estribillo situados tras una serie de estrofas del mismo tipo.
- décimas, por ejemplo-.

Cantar paralelistíco.- De origen gallego-portugués, consiste en series de
pareados seguidos de estribillo. (Ejemplo en el capítulo 2)


  

Pep Cardona. Noviembre 1996. Palma de Mallorca.